Review | Fiskales Ad-Hok presentan ‘El Flagelo’ en Teatro Cariola: nunca defraudan al punk

La banda nacional, uno de los primeros representantes del género, celebraron una verdadera fiesta para lanzar su nuevo trabajo, en medio de un estallido social que aclamaba su irreverencia y crítica. Encendieron la cita junto a Machuca, Alectrofobia y La Floripondio.

El punk es por naturaleza un arma rupturista, rebelde y crítica especialmente con lo que respecta al ámbito político y social.  En medio de una de las crisis más importantes que vive Chile en estos términos, no se podía -ni quería- esperar otra cosa que apedreamiento y efervescencia en la presentación del nuevo disco de los Fiskales Ad-Hok, una de las primeras agrupaciones de este género en nuestro país.

La cita pactada para el domingo 15 de diciembre en el Teatro Cariola -que cambió de lugar desde el Coliseo- comenzó con un reordenamiento del show. Tras la presentación de La Floripondio, debía tocar Alectrofobia, pero en su lugar lo hizo Machuca, cerca de las 7.30 de la tarde.

Los penquistas no hicieron esperar más al gran grupo de fanáticos que asistió y encendieron los ánimos con ‘Furia Razón’ rasgando sus guitarras virtuosas, con gran ritmo y energía. Siguieron con ‘No quiero morir antes de haber vivido’, tema de los 90, ‘Mi callejón’, ‘Maravilloso’, ‘Ella’ y ‘Animal’.

A punta de buenas composiciones, fuertes en lo melódico, la banda nacional logró consolidar un show explosivo que sobresalió en el encuentro. Eligieron ‘Vi a ella’ y ‘Al Patíbulo’ para cerrar la jornada. 

Aunque no eran los protagonistas del encuentro, mostraron su versión más agria al casi no referirse al estallido social que mueve masas en Chile. La fanaticada insistía en corear cánticos habituales de las manifestaciones, pero Machuca hizo caso omiso, quedando al debe en la pasión impredecible que desata un género musical como este.

Una jugada distinta a la que apostó Alectrofobia, quienes comenzaron agradeciendo a los Fiskales Ad-Hok por hacer una “fiesta”, para luego apuntar sus dardos hacia la contingencia y hasta esbozar guiños a la lucha mapuche. De hecho ya al final de su presentación, se dieron el lujo de exaltar al público con un “el que no salta es Pinochet”.

En lo musical eligieron un setlist más bien acotado, pero suficiente para no quedar al debe con la cita, especialmente en calidad. ‘Imbécil’ fue la canción elegida para dar el puntapié inicial. ‘Hijos’, ‘Cómo doler’ y ‘Anestesia’ fueron los siguientes. 

A pesar que varios asistentes decidieron salir del espacio donde tocaban, no defraudaron con su interpretación. ‘Rutinas’ y ‘Demolición’ también fueron parte de su lista de temas. 

Diez años tuvieron que pasar para que Fiskales Ad-Hok volviera de su pausa creativa. En medio del caos, estaban listos para presentar ‘El Flagelo’, que según declararon en una entrevista previa responde a un “chiste interno” sobre es el flagelo de la política y “del mundo en que vivimos”. 

Un trabajo para incluir letras relacionadas a las protestas y lo que vive Chile. Los emblemáticos del punk chileno no perdieron la oportunidad de incluir crítica social en un momento tan difícil y caótico como este. A pesar de que las letras no las escribieron recientemente -hace un año atrás- terminaron por construir una buena radiografía de la realidad, llena de rabia y pena. 

Entre imágenes de las marchas en Plaza Italia, intervenciones callejeras e ilustraciones de distintos personajes políticos, como -el ya abucheado en Lollapalooza- José Antonio Kast, Lucía Hiriart y Pablo Longueira, con uno de sus ojos mutilados, tocaron ‘El canto’, ‘Mal’ , ‘Musica de mierda’, ‘No va a pasar’. 

Es que los temperamentales Fiskales no decayeron en su tarea ni por un minuto. Ni en lo musical ni en lo político. 

Mostraron fieles a su estilo un show enérgico y llamativo, y también dirigieron sus palabras a lo que importa. “Hoy no hay nada que celebrar” dijeron al abrir, impregnando más tarde con distintas aseveraciones su enardecido discurso.

Pasaron por temas como ‘Humanidad’, ‘La manada’, ‘Falso’ y ‘Pastillas de Carbón’. Su show se extendió con un setlist más que nutrido, con casi 30 canciones a su haber. Una verdadera fiesta para celebrar su regreso.Terminaron entre ‘La mancha del jaguar’, ‘Resistiré’ y ‘No estar aquí’, dejando satisfechos al público que se retiró cerca de la medianoche tras disfrutar de una jornada de rock nacional.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *