Review | Everglade – L7: Por el derecho a rockear en paz

“Así que ¿Quieres divertirte?Bueno, saca la artillería pesadaCamión marchanteNo cruces mi camino” – dice Everglade

Luego de toda esta corriente feminista que nos ha embargado estos últimos años, para nadie le es indiferente saber que a una mujer en todo ámbito de vida, le es más difícil desempeñarse, y lamentablemente no por capacidad, sino más bien por actitudes externas. En mayor grado esto es a causa de su par masculino, y es que el macho por naturaleza siempre ha cortejado a la hembra, se ve habitualmente en los animales y comúnmente este es el razonamiento o justificación que muchos han dado con respecto a su actuar, pero ¿No es que nosotros como hombres somos más conscientes que un animal?, pues pareciera que no, puesto que pasados dos ciclos, donde si bien hemos avanzado en la integración femenina en aspectos de trabajo y derechos, pareciera que en convivencia estamos lejos de cambiar. Esto se ve reflejado en actitudes que cada día se ven más frecuentes en los grandes casos de acoso, que pueden ir desde un simple halago –sin previo aviso- en un bar, hasta perseguirla pensando siempre en esa tal destructiva frase “el que busca la consigue”.

Este tipo de casos son inferiores cuando vamos a otros más atroces, cuando ya las palabras pasan a segundo plano, y las manos toman su lugar en el acecho, estas situaciones son frecuentes en tokatas o conciertos, donde muchas mujeres se han visto coartadas en su goce por algún tipo que aprovechando la multitud toma partido para tener lo que no pudo por medios convencionales, muchas veces estas situaciones son justificadas por la victima que busca excusas externas para autoconsolarse y no pensar que está sufriendo algún tipo de violación, teniendo siempre la carga de la sospecha moral. ¿Es justo esto?, evidentemente No.

Como voceras de estas mujeres que gustan del rock, al igual que nosotros, está L7, una banda de los 90’s pertenecientes al movimiento ‘Riot Grrrl’, muy popular en la escena en ‘Seattle’. Ellas llevaron las banderas de la tercera ola del feminismo, poniendo en la palestra temas sobre las mujeres que antes no eran frecuentes, alejadas de unas letras sobre romance o un amorío perverso, sus canciones van desde la predica conservadora de la religión (‘Mr. Integrity’), a dietas autoimpuestas por un estereotipo de mercado sobre las mujeres (‘Diet Pill’), hasta impulsar estas voces a no pretender estar muertas (‘Pretend We’re Dead’).

Bajo este contexto, quiero detenerme en la historia presentada en una de sus canciones: ‘Everglade’, una mujer que aburrida de su cotidianidad decide salir a rockear una noche, lamentablemente sus intenciones serian interrumpidas por un gordo alcohólico que intentaría acosarla, en la misma canción L7 enseña qué una buena tunda de golpes es lo mejor que hacer en estos casos. Esa es básicamente la letra de la canción, sin embargo, como todo tema punk, a pesar de la reducida letra hay mucho más de lo que se ve, juntamente es aquí donde debo detenerme para hacernos una reflexión y decirnos, ¿Se tiene que llegar a estas consecuencias necesariamente?, si tan solo viéramos a una mujer como pretender ser vista; una persona igual que tú, eso es feminismo, este concepto nunca ha buscado ser el símil del machismo, sino más bien una igualdad de derechos y ¿por qué no? moral. Quién busque de este concepto poner a la mujer en un altar por sobre un hombre, debe replantearse su percepción acerca de lo que está creyendo, ya que, desde su concepción, el concepto nunca excluyó al hombre, haciendo de esta idea una opción mucho más ética que el machismo.

¿Por qué una mujer tiene que necesariamente pasar por esto?, he leído y escuchado una cantidad de testimonios de violaciones y abusos, aterradores cuando son a tan temprana edad, donde a muchas se le ha interrumpido la inocencia, dejando incluso secuelas. Bajo estas narraciones, es inconcebible pensar que un concierto de rock, donde principalmente la gente va a liberarse y a la vez, contentarse por ver un artista sobre el escenario, mujeres deban ir con cautela. Como diría Rita Segato, “Siempre habrá un ojo moral sobre nosotras”, es esta visión la que les juega en contra, y como expresé con anterioridad, es externa, por lo que no es que ellas deban cambiar el cómo vestirse, si no los hombres a aceptar que no se visten para ellos.

Es por esto que hoy 8 de marzo, ‘Día internacional de la mujer’, invito a reflexionar a la mujer su concepto de feminismo, pero por sobre todo a los hombres a saber que ya no estamos en el siglo XIX, el mundo ya cambió, la información que antes leíamos en un papel, está directamente en nuestras manos digitalmente, es necesario que nosotros ya aprendamos a ver a la mujer con nuestra misma condición, respetando no sólo el hecho de que sea mujer, si no el hecho de ser nuestro igual.

Recomendación de L7:

Smell the Magic (1990)Bricks Are Heavy (1992)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *