Tras un año de creación el cantautor chileno presenta “Claroscuro”, un EP compuesto por cuatro canciones que, a través de la guitarra y el rock, invitan al oyente a un viaje espacial y de sentimientos antagónicos.

 

“Claroscuro” es un viaje personal, un proceso introspectivo que entrelaza experiencias y emociones contradictorias: la alienación y la consciencia, la depresión y la esperanza, el amor y el desapego. De ahí el título del disco “Claroscuro”, palabra que hace referencia a estas paradojas propias del ser humano. 

Musicalmente hablando, el disco cruza diversos estilos musicales pero conserva un hilo conductor: la guitarra y el rock. Todos elementos que logran una perfecta comunión de las siguientes cuatro canciones: 

“La luna, blanca, sueña”:
Tema inspirado en la poesía clásica y en la estética gótica del Romanticismo oscuro para expresar como las fuerzas de la naturaleza, el sentido trágico de la existencia y el mundo onírico se relacionan con los anhelos, el llamado del destino y las consecuencias de este último en el tiempo. Una canción que denota influencias del blues psicodélico y de la guitarra de David Gilmour de Pink Floyd.

 

 

“Lobotomía”:

Lobotomía es una energética e intensa canción de rock vanguardista donde la guitarra es la protagonista. Su letra versa sobre la alienación, la depresión y la locura. Específicamente, el tema fue inspirado en un caso de esquizofrenia cercano al músico y entrelazada con experiencias personales.

“Andrómeda”:
Canción que nos habla de la obsesión de Castro por el universo, el espacio sideral y todos sus misterios. Un viaje interestelar que se conjuga con las propias experiencias del músico en torno a la depresión, el nihilismo y el miedo a lo desconocido; dando paso a esta melodía que deambula por diversos estados anímicos mediante sonidos influenciados por la estética grunge de los años noventa.

 

“Nunca dejes de soñar”:

Canción introspectiva con pinceladas de recuerdos y nostalgia que invita a no renunciar a nuestros anhelos, sueños y deseos. Su ritmo pop-rock nos embarca en un viaje sereno que induce sentimientos de positividad y esperanza.

Considerando esto el músico afirma: “Está canción en torno a la resiliencia fue escrita hace años pero hoy toma un nuevo y reforzado significado que siento que debo expresar y compartir”

 

 

Las canciones fueron grabadas, mezcladas y producidos en el home studio del músico y en Palo Quemado Estudios -entre 2020 y 2021- y se basan en el clásico formato de power trio: guitarra, bajo y batería. Tres instrumentos que conjugados con sintetizadores y arreglos de piano dan origen a un EP  enérgico y variado en su sonoridad.

 

Te invitamos a visitar las redes sociales de Nicolás y su página web haciendo click aquí.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.