La canción “Olívia is a Punk” es un punk rápido y el clip invierte en referencias gamer. Ambientada en una obra de parodia sobre el clásico “Street Fighter”, cada miembro de la banda brasileña A Olivia asume la personalidad de un luchador y también aparece como extra. La idea era unir la fuerza del punk rock a la vez que expresar sentimientos hacia el mundo y la pandemia, pero sin perder la ternura (y el humor).

Con influencias obvias del punk rock, esta es la primera canción de la banda en aventurarse en el género de un solo acorde de ritmo rápido. El clip se inspiró en un documental que mostraba la creación de juegos para Super Nintendo, Nintendo 64 y PlayStation. La inspiración trajo un aspecto nostálgico y pixelado, así como referencias a juegos famosos como Mortal Kombat, Street Fighter y el creepypasta Polybius.

“Un día, viendo un documental sobre cómo se hizo uno de ellos, pensé: ‘Oh, Dios mío, estos muchachos lo hicieron de una manera tan rústica y simple, en máquinas tan obsoletas’. Puedo hacerlo en casa’”, dice Diogo, el gerente creativo de la banda.

El ambicioso proyecto cierra no solo el álbum, sino un ciclo que simboliza el estallido, la angustia y la revuelta que la época de aislamiento trajo a todos los integrantes con un toque de humor. El lanzamiento simboliza el final del ciclo del EP “Output” (2020), al tiempo que señala el comienzo de un nuevo momento.

A Olívia es una banda de rock con influencias que van desde bandas brasileñas como Paralamas dos Sucessos y Maglore, hasta The Clash y Red Hot Chilli Peppers. Creado en 2014, el cuarteto trae en su equipaje el álbum debut “Jardineiros de Concreto” (2017). El grupo está formado por Luis Vidal (voz y guitarra rítmica), Mateus Albino (guitarra solista), Murilo Fedele (batería), Pedro Tiepolo (bajo) y Pedro Lauletta (teclados y percusión). Además de las composiciones, la banda también ejerce su creatividad en videopoemas, sketches y experimentos lo-fi en las redes sociales y YouTube.

La grabación de “Olívia is a Punk” estuvo a cargo de la banda con la dirección de Diogo Pacífico, también responsable de la edición y efectos. El tema también contó con Luis Vidal (producción, arreglos y grabación), Mateus Albino (producción y fotografía), Pedro Lauletta (producción, arreglos y grabación), Pedro Tiepolo y Murilo Fedele (producción), mientras que Carlos Bechet formó parte de la mezcla y masterización en el estudio Orelha Muda.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.