Casi medio siglo después de que Blondie se manifestara como la máxima encarnación de la revolución anárquica de Nueva York de los 70’, la famosa banda publica material inédito de sus primeros álbumes en un box set.

El grupo Blondie —la vocalista y compositora Debbie Harry, el guitarrista y co-conspirador Chris Stein, el baterista Clem Burke, el tecladista Jimmy Destri, los bajistas Gary Valentine y Nigel Harrison, y el guitarrista Frank Infante— fueron protagonistas del éxito del punk rock estadounidense, con sencillos de éxito número 1 y álbumes Top 10.

La banda anunció el lanzamiento de su primer box set de lujo que recorrerá las primeras décadas de su carrera incluyendo nuevo material, contenido especial para los fans y el sonido mejorado de sus grandes clásicos. Esta edición deluxe llevará por nombre “Blondie: Against the Odds 1974-1982” y se lanzará el próximo 26 de agosto.

Los seis primeros álbumes de los estadounidenses  fueron remasterizados a partir de las cintas analógicas originales en Abbey Road Studios y el lanzamiento vendrá de la mano de UMC y The Numero Group. Este box set reunirá “Blondie” (1976), “Plastic Letters” (1977), “Parallel Lines” (1978), “Eat To The Beat” (1979), “Autoamerican” (1980) y “The Hunter” (1982) lo cual comprende 124 canciones de las cuales 36 son inéditas e incluyen demos, versiones alternativas y tomas de estudio desconocidas. Además, este lanzamiento incluirá el comentario de todos los miembros de la banda en cada canción, fotos inéditas y notas de álbum.

“Realmente es un placer ver lo lejos que hemos llegado cuando escucho estos primeros intentos de capturar nuestras ideas en equipos relativamente primitivos. Afortunadamente, la esencia de estar en una banda a principios de los 70’ contenía algunas de las energías antisociales y contraculturales de los grupos que fueron influyentes en los 60. Estoy entusiasmada con esta colección especial. Cuando escucho estas canciones antiguas, me siento como si fuera un viajero en el tiempo. Tan malo como era a veces, también era igual de bueno. Sin arrepentimientos. Más música”, expresó Debbie en un comunicado.

Del punk al new wave 

Es difícil de imaginar ahora, pero el término punk originalmente no se refería tanto a un sonido como a una perspectiva. Cuando el movimiento punk floreció en el Bajo Manhattan a principios de los años 70, bandas tan dispares como The Ramones, Television y Patti Smith estaban unidas por un compromiso con la independencia creativa. La escena de la que surgieron, gestó los esfuerzos de músicos que tenían poco en común con la definición de punk más estilísticamente uniforme que pensamos en la actualidad. Los más notables entre estos fueron grupos como Talking Heads, Tom Tom Club y, por supuesto, Blondie, todos los cuales se basaron en el art rock, disco, hip-hop, funk y reggae en su camino, para ayudar al naciente género new wave.

En el pasado, la banda repartió insignias promocionales que decían ¡Blondie es un grupo!, en un intento inteligente pero inútil de hacer que los DJ de radio y los consumidores de música entendieran que este no era el tipo de lugar donde un svengaliuna persona que manipula o ejerce un control excesivo sobre otra- sacaba a una mujer atractiva de la oscuridad y la deja frente a un grupo de admiradores. Estos, eran un proyecto, un colectivo de personas de ideas afines que compartían un amor específico por los grupos de chicas de la era Brill Building y las canciones pop de los años 60, pero no con el enfoque de adoración desinteresado ó por amor al arte. Blondie no estaba tratando de duplicar lo que se había hecho antes, sino que escogió las piezas musicales que le gustaban y las remodeló para cumplir con sus especificaciones particulares, que era el espíritu de bricolaje del punk rock en acción.

“Victor” es parte del repertorio del álbum “Eat to Beat” de 1979

“Eat to the Beat” de 1979 , que fue eclipsado por “Call Me”, tiene tres éxitos sólidos (“Dreaming”, “Atomic” y “Union City Blue”) y “The Hardest Part”. La banda (y el productor) fueron abiertos sobre los efectos de las drogas, los egos y otros dramas dentro de la banda en la grabación, lo que no es obvio desde el exterior, incluso con el beneficio de la retrospectiva. 

“Autoamerican” de 1980 fue de naturaleza mucho más experimental que sus predecesores, pero aun así se basó en el núcleo formativo de la banda. “The Tide Is High” es pop jamaicano de los 60, reforzado por el demo; “Rapture”, a pesar del final de rap precipitado (las notas del transatlántico cuentan cómo Harry la escribió en el estudio, en unos cinco minutos), era más new wave y pop que hip-hop. “The Hunter”, el lanzamiento final de la banda antes de una larga pausa, se mantiene fiel a sus amores y sus influencias, pero palidece en comparación con sus predecesores, algo que Blondie  señala  fue víctima de todas las luchas habituales de la banda, así como el agotamiento. Eso también es más visible desde la vista de “30,000 foot” de Against the Odds.

“Le ponemos la tapa al ataúd con este”, comenta Harry.

Por esto descubrir que esta primera sesión ofrece una visión nítida de todos los elementos que hicieron que Blondie se destacara desde el principio, mucho más claro, que el debut homónimo de la banda en 1976. El primer sonido que escuchamos es un conjunto de armonías “ooh” de la líder Debbie Harry en una versión del sencillo de Shangri-Las de 1965 “Out in the Streets”. El guitarrista y cofundador Chris Stein, el entonces bajista Gary Valentine y el baterista Clem Burke pronto se unen con un ritmo inspirado en el reggae. A continuación, una versión embrionaria de “Heart of Glass” titulada “The Disco Song” aún logra sorprender a pesar de su crudeza. (Estas dos versiones han estado disponibles como contenido adicional de reedición durante años, pero tienen un impacto mucho mayor en el orden cronológico adecuado).

 

Against the Odds, 1974-1982”, es una colección de materiales que incluyen grabaciones inéditas, demos, tomas descartadas y remixes así como los primeros seis álbumes de estudio de Blondie.

El nuevo lanzamiento de Blondie captura el arte en su totalidad. Los sonidos y las imágenes que se incluyen aquí fueron cuidadosamente seleccionados del archivo personal de Chris Stein, que estuvo en su granero en Woodstock, Nueva York, durante 20 años. Los oyentes deben mirar antes de saltar para ver hasta dónde quieren profundizar en el meollo de la cuestión, pero la atención al detalle aquí es innegable. En lo que respecta al conjunto del  box set de Blondie, este es  un claro ejemplo artístico  de cómo hacer justicia al legado de una banda.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.