“El Poder”: el rock pesado adoptando los sonidos del grunge.

A comienzos del nuevo siglo surgieron un variedad de nuevos sonidos, de entre los cuales, habían algunos que inevitablemente permearon influencias de la época pasada. El stoner rock y el hard rock son principalmente las escenas donde vemos más notablemente que ocurre este suceso.

Junto al establecimiento que estaba teniendo el stoner rock en Chile, varias bandas de esta escena también tomaron influencias del grunge. En el 2000 aparece en San Bernardo Ponche Rana, dejándonos LP del 2008, “Y Galletas de Amapola lo Mejor Para la Once”

Más adelante, en 2005, aparece el primer proyecto reconocible de Jurel Sónico, Lisérgico, que además del sonido stoner, incorpora elementos de la psicodelia. Sacaron EP’s, siendo el último que dio cierre a su historia “Medusa”, lanzado en 2011.

En 2006 nace The Suicide Bitches, quienes se autodefinen como stoner punk, aunque con claras influencias noventeras. No fue de extrañar verlos como teloneros de Stone Temple Pilots en el Movistar Arena el 2010.

Provenientes de Concón, encontramos al trío de fuzz rock Soponcio (2009). Se hicieron conocidos por ganar el Hard Rock Rising 2017 a nivel nacional e internacional, aunque ya habían lanzado dos discos hasta esa fecha, “Soponcio” (2013) y “Fuerza Bruta” (2014) 

Otras bandas que también rondaron por el sonido grunge son Niño Envuelto (2005), quienes también tenían influencias más experimentales y alternativas, quienes dejaron un LP que merecía mayor difusión, “El Poder”, lanzado en el 2010.

Más cercanos al hard rock están Deume (2005), banda de Antofagasta que debutó el 2014, pero también han publicado el año pasado “Abismal”. Por otro lado están Kaliper (2009), quienes continúan al día de hoy con un sencillo lanzado el año pasado, “Voices”, que incluye dos canciones evidentemente influenciadas por los 90’s. También con trabajos recientes está Gasa (2002), quienes acaban de lanzar el EP “Campo Estelar”.

También formado en el 2009, pero en Valparaíso, Jamster es el proyecto de Leonardo Cáceres (BLEO), que ya ha lanzado varios trabajos desde su debut de 2010, “Suena Jamster”. Acá no sólo hay sonidos grunge, sino que también algo de punk y del sonido de Pánico, o a veces de Smashing Pumpkins.

Entrando al 2010, y así dando inicio a una nueva generación de músicos, hubo bandas que quisieron revivir sonoridades pasadas en un formato más actual. Entre estas, el 2012 se forma Catalepsis, banda capitalina que debuta tres años más tarde con su disco “Luchar o morir”.

En 2013 se forman otras dos bandas bajo esta visión. Desde Peñaflor se forma Malhecho, quienes aún no concretan su primer lanzamiento, aunque tienen tres sencillos lanzados hace un par de años. 

Por otro lado, provenientes de Concepción, el trío Asirnos también toma elementos progresivos para entregar una propuesta en una línea más oscura y a veces melancólica. Luego de una serie de lanzamientos, acaban de lanzar su primer disco, “La Espera”, donde también hay ciertas influencias psicodélicas en algunas canciones. 

Si bien, se podría pensar que en los últimos años el grunge ya está fuera de escena, es totalmente innegable su influencia en muchas de las bandas que escuchamos actualmente. Y es que incluso hasta el día de hoy, siguen apareciendo bandas nuevas que nos llevan a la época en que muchos de sus exponentes estaban vivos y en giras, pero siempre desde el prisma de una banda que suena al rock de la nueva época. Sobre esto comentaremos en la última parte de esta historia, que vendrá acompañada por una playlist con música de todas las bandas mencionadas en esta serie de artículos.

Primera parte

Segunda parte

Tercera parte

Cuarta parte

Sexta parte

By Jorge Bolton Lagos

Bioquímico, músico y fanático de la música.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.