Hace pocos días, en el clásico Bar de René, la banda Brigo presentó su álbum debut “Secuencias”.

 

El sábado 30 de octubre, después de una calurosa tarde se dispusieron todas las alarmas para vivir una velada cargada de guitarras eléctricas. Los encargados de abrir la jornada fueron la banda Ciudadanos.

 

Ciudadanos es una banda de Melipilla que desde el 2016 viene demoliendo escenarios con un sonido que viaja desde los más ácidos garajes hasta convertirse en canciones amigables al más puro estilo de Weezer. Con una influencia claramente noventera, Ciudadanos entró en escena a eso de las 22:30 horas. Mientras parte del público empezaba a impacientarse, pero definitivamente valió la pena. La banda con una puesta en escena con “olor adolescente” entregó una sólida descarga de su grunge sónico.

Hay que destacar el gran trabajo de su baterista, quién aportó creatividad y solidez, dejando libertad de marcha al buen trabajo de guitarras, que jugaban entre sí, con un gran trabajo de poder y melodías sónicas. Al puro estilo del punk tristón de la escuela pixiana.

La banda de bajos simples y estridentes colchones de poder sonoros, prendió la noche. Con sus letras cargadas de ironía, al puro estilo del sanmiguelino Jorge González en su primera época, la banda descargó toda la vitalidad que despertó a los más aletargados. Si te los topas en cartelera y te gusta la revisión de la vieja escuela del sonido de Nirvana, te la recomendamos definitivamente.

 

Brigo pisó el escenario inmediatamente después, con una cercanía humildad que se agradece. Regalaron el disco a los presentes y saludaron a las mesas, dando comienzo al lanzamiento de su primer álbum.

 

 

Brigo ya nos venía adelantando su sonido desde el 2019, con el lanzamiento de varios sencillos. Una banda de rock alternativo que a ratos coquetea con el rock progresivo y el pop. Una mezcla interesante que hace de “Secuencias” una fresca visión del nuevo rock de la escena nacional.

Compuesta por Carlos Navarrete, guitarra y voz. Iván Zamorano, batería y José Núñez a cargo del bajo, la banda se paró en las tablas del escenario oscuro del “Renéy como una avalancha sin tregua descargó sus canciones una tras otra. Muy buen trabajo de su base rítmica, buena conexión entre bajo y batería, característica indispensable de un power trío. Muy buen trabajo vocal de Carlos Navarrete, quién además sedujo a la audiencia con sus melancólicas letras, que viajan desde el desamparo social hasta la soledad e intimidad del ser.

Secuencias

 Brigo se formó en el 2017. Luego de un año de trabajar a puertas cerradas en su material comienzan a tocar en vivo. El 2019 entran al estudio para trabajar las siete canciones que le dan vida a Secuencias. Como para tantos otros, la convulsión social del 2019 ralentizó la salida de su trabajo, sin embargo pacientes decidieron ir presentando de a poco su sonido.

 Teoría y discurso, fue la encargada de darles a conocer. Poderosa canción que adelantaba la indudable búsqueda sonora de la banda, con una poética muy madura (me encantó cuando el vocalista declama al medio de la canción). Un interesante tratamiento vocal.

 Violencia es una canción que sigue la misma escuela de Teoría y discurso, y ese fue su trabajo, demostrar que la banda estaba viva el 2020. Posteriormente lanzaron Ángeles y Secuencias (canción que le da el nombre al álbum). 

Y acá estamos a finales del 2021, después de dos años complejos para todos, poniéndole play a un gran álbum debut. De sonido muy profesional, siete canciones muy orejas que se dejan escuchar de forma amigable y que fácilmente se pueden convertir en parte de tu banda sonora. 

El álbum viene de la mano de Red Poncho y Warner Music Chile. El disco fue producido por Nicolás Chávez en conjunto con la banda. Grabado y mezclado en NCH Estudios por Nicolás Chávez, dejando la masterización a Carlos Navarrete. La carátula es obra de Felipe Villanueva y las fotos estuvieron de la mano de Fernanda Ruiz. 

Particularmente recomendamos Zoofrenia, que para finalizar tiene unos coros grupales que permiten imaginar a la banda en vivo, tocando en un bar repleto. Y la audiencia coreando como acompañamiento de la banda. Quizás eso faltó la noche del sábado, el “modo Covid” y las medidas de pandémicas aún no permiten a los espectadores entregarse por completo a las bandas. Definitivamente si te topas con “Secuencias” o con Brigo, no te pierdas la oportunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

By Ticho

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.