El 2023 comenzó con todo el poder en vivo de Éntomos, quienes siguieron consolidando su carrera durante el año recién pasado con la edición del tremendo disco “Praxis”, y ya era hora de disfrutarlos nuevamente en el emblemático local de Santa Isabel.

Para abrir la jornada, invitaron a una banda proveniente de Parral: Wachuma hizo su aparición en el escenario del Bar de René, en su primera tocata en Santiago, y dejaron a todos los asistentes impresionados.

La partida con “Trance” suena justamente a eso, y van dando rienda suelta poco a poco a un sonido post metal intenso. La primera parte del set sigue con los temas “Sombra”, “Apertura” y “Guerrero”, mientras el público se ve entusiasmado y compenetrando de a poco en un show poderoso. Con una guitarra técnica al servicio de las intensas melodías, una base de bajo potente que llena todo y una batería explosiva cautivante. Las canciones pasan de instrumentales a cantadas, con gritos desgarradores en secciones que agregan groove por montones, como en el tema “Alquimia”, que desata un mosh espontáneo y entusiasta. 

La canción “Wachuma” es más thrasher y, cómo no, invocó otro mosh furibundo. “La Pastora” entrega aún más brutalidad y cierran un show de gran calidad, sorpresivo para muchos y que dejó los ánimos muy arriba. Que sea la nueva banda a seguir para todos los que estuvimos presentes en su tremenda presentación.

Éntomos hace mucho que juega de local acá, y hace mucho que desata una ola de reacciones emotivas que ya se quisieran muchas bandas. El público se impacienta mientras colma el sector, explotando en alegría y gritos cuando el grupo hace su entrada al escenario y, en formato trío, dan el vamos con “El Despertar”, instrumental que abre su aclamado disco “Praxis”

El sonido preciso, rozando la perfección durante toda la noche, nos ayuda a llevar todo al más alto nivel. Así, la explosión termina de consumarse cuando sube al escenario Javier Andaur, vocalista que lleva menos de un año en la banda, e interpreta “Inmolación” ante la eufórica respuesta de la fanaticada. Es una verdad a todas luces: Éntomos ha ganado mucho con la inclusión de un vocalista. Javier se luce con su tremendo vozarrón y una presencia imponente, ayudado por una plataforma al estilo de muchas grandes bandas, que usan este recurso para verse enormes y abrazar a la audiencia de manera monstruosa.

Tocan “Cáncer” y están todos absolutamente entregados, se canta, se grita, se salta y se hace mosh. En “Adicto y Decadente”, un verdadero clásico a esta altura, la emoción se hace palpable y pone los pelos de punta. La música de Éntomos es catártica, y en “Miserable Poder del Ego” se desplegaron los mosh más violentos y brutales de parte de un público feliz y enardecido.

La sorpresa de la noche la puso “Maldito Sudaca”, versión de la clásica canción de Los Prisioneros, en clave metal, que la hicieron sentir como propia. “Disidente” y “Acta Non Verba” demuestran el elevado nivel técnico, siempre al servicio de la música, junto a la cada vez más imponente presencia de Javier como frontman. La versión de “Gavilán” de Violeta Parra es un momento muy esperado en sus shows y se convierte en un espacio íntimo con Danny Barrera en la introducción sentado frente a la audiencia. 

La sección final no hace más que confirmar el nombre de Éntomos como un esencial del movimiento metalero en Chile, con un show que nunca decae sino todo lo contrario. “Alegorías”, “Leviatán”, con el público participando y el bis con “Humanidad” cerraron una noche perfecta, en una conjugación majestuosa de banda y público que no siempre se puede ver y sentir. 

Redacción y fotos por Felipe Canales 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.