El pasado 17 de noviembre salió a la luz el debut de Temic, la nueva banda de Diego Tejeida (ex Haken, Mike Portnoy’s Shattered Fortress y Devin Townsend) y Eric Gillette (Shattered Fortress y Neal Morse Band). Su primer larga duración titulado Terror Management Theory, hace que Temic tenga un inicio sólido desde la primera canción, destacando la alta calidad y la mezcla de elementos progresivos, djent y metal alternativo. Esto debido a que la banda se completa con: Simen Sandnes (Anuryzm) en la batería y Fredrik Bergersen (“22” y finalista de Idol Noruega) en la voz. 

Conocemos por su trayectoria a Tejeida y Gillette, pero es Bergersen quien destaca con un timbre de voz diferente y expresivo que se adapta perfectamente al estilo musical de la banda, recordando por ciertos momentos a Asger Mygind (Vola) teniendo una voz melódica y agradable, sin abusar de agudos, pero llegando en ciertos momentos, a timbres más melancólicos, en donde las letras, escritas por Tejeida y Gillette, destacan aún más siendo el punto más fuerte del álbum.

Las letras del álbum se centran en la teoría de la gestión del terror, concepto que le da el nombre a su debut musical, la cual sostiene que toda conducta está motivada o condicionada por el miedo que nos provoca la idea de nuestra propia mortalidad, generándose de esta manera, una alta ansiedad y angustia cuando esta idea se encuentra y/o confronta con el deseo de supervivencia, y la única forma de reducir estos niveles de angustia y ansiedad es controlar el pensamiento (mecanismos cognitivos defensivos), a través de ocupar el tiempo con actividades que nos impidan pensar en esta idea de la muerte. 

Pero dejando de lado la cátedra psicológica, volvamos a la música ya que teniendo en cuenta lo anterior es así como las canciones llegan a ser inteligentes, reflexivas e interesantes, abordando temas tan importantes como la mortalidad del ser humano, la búsqueda del significado y el propósito de la vida.

El álbum comienza con un tema introductorio dándole el paso a la deslumbrante Through the Sands of Time, con letras introspectivas que ponen en duda la verdad de lo que poseemos y conocemos en esta vida, dejando el mensaje de que elegir el ahora es lo más sensato. Continúa la emocional Falling Away que aborda la sensación de estar cayendo que todos hemos tenido alguna vez, ya sea en sueños o en la realidad, conectando la sensación metafóricamente al concepto de la muerte, incluso preguntándose si ¿es la muerte la única manera de ser liberado?. Uno de los mejores temas del disco, sin lugar a dudas.

Continúa Count Your Losses con una estructura musical más reconocible. Pero es Skeletons el tema que más destaca por su sonido, combinando estilos como el funk, con la música electrónica, el progresivo moderno y coros angelicales de una forma magistral. Tejeida y Gillette hacen una dupla increíble mezclando sus solos con diversos sonidos, innegable el legado de Dream Theater en esta canción, pero sin llegar a ser una copia, Temic logra dar con su propio sonido, estilo y firma.   

Acts of Violence comienza como un alivio sonoro, un descanso a la intensidad de los temas anteriores, pero a los pocos minutos explota nuevamente. Sigue Friendly Fire con un inicio de sintetizador que agregan guitarras afinadas en tonos bajos que armonizan de forma maravillosa. Y es que estamos hablando del tema instrumental del disco en donde cada músico demuestra su maestría en cada uno de sus instrumentos.

La banda aborda la búsqueda del sentido de la vida en Paradigm y Once More, cuestionándose el propósito de la existencia humana en ambas canciones, pero con distintas energías. Los coros logran ser recordados rápidamente dado a que las melodías son amigables a pesar de la intensidad de sus mensajes: ‘Cause we never really had a chance. To escape from ourselves.

Mothallah, canción que finaliza este álbum, termina siendo la más compleja en su mensaje y también a nivel sonoro. Mothallah es la estrella más luminosa de la constelación Triangulum y literalmente en latín significa la cabeza del triángulo. El track invita a seguir luchando por la búsqueda del conocimiento propio. El triángulo por siglos ha simbolizado la sabiduría, invitando al escucha que el conocimiento será nuestro único guía a través de la noche más oscura, que son nuestros propios pensamientos y sobre todo la idea de nuestra propia muerte. 

Es importante destacar, que las letras del álbum son relevantes para el mundo actual, en donde vivimos en una época de incertidumbre y cambios, y muchos de nosotros nos preguntamos qué es lo que sigue. Las canciones de Temic nos ofrecen una oportunidad para reflexionar sobre estos temas y compartirlos con nuestro alrededor. Y esperamos poder deslumbrar la interrogante de cómo sonará esta banda en vivo en un tour por Latinoamérica y por supuesto nuestro país Chile.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.