Review | David Crosby: Una leyenda viva a pesar de sí mismo (I)

David Crosby

La vida de David Crosby ha sido un paradigma exacto de lo que para la cultura popular representa el ser una estrella de rock de los años sesenta: genialidad musical desbordante, conciencia política, un descomunal ego y enormes excesos que le costaron la vida a otras grandes leyendas del género.

Lee las otras entregas de esta serie:
Review | David Crosby: Una leyenda viva a pesar de sí mismo (II)

Review | David Crosby: Una leyenda viva a pesar de sí mismo (y III)

Sin embargo Croz, como le llaman sus allegados y fans más fervorosos, por alguna razón sigue vivo y experimenta en su ancianidad un renacer creativo que se traduce en 4 álbumes en la última década, que han sido bien recibidos por la crítica musical y que son un eco del aquel joven californiano que entre los años 1.965 y 1.975 hizo suficientes aportes como para ser considerado un artista de culto para los estudiosos del rock.

The Byrds con David Crosby
David Crosby con su entonces acostumbrado sombrero ruso cuanto era parte The Byrds, una provocación para los conservadores y sus propios compañeros de banda.

El documental David Crosby ‘Remember My Name’, estrenado en 2.019, expone a esta figura de la época más luminosa del género con sus grandezas y miserias, a través de los testimonios del propio Croz y sus cercanos, contextualizados gracias a una excelente revisión archivística, que logra un acertado balance de un accidentado tránsito vital repleto de claroscuros.

De haber muerto entre 1.968 y 1.969 Crosby habría sido el primer integrante del Club de los 27, grupo luctuoso que toma a otras grandes leyendas fallecidas a temprana edad, y quienes en vida fueron sus amigos como Janis Joplin o Jimi Hendrix (no es el caso de Jim Morrison debido a algunas desavenencias).

Antes de cumplir 27 años ya Crosby había sido uno de los fundadores de The Byrds, una banda estadounidense fundamental en su época. Su rol en la grabación del cover ‘“Mr. Tambourine Man’” de Bob Dylan, a inicios de 1.965, resultó en uno de los momentos parteaguas de la década, pues no sólo marcó el nacimiento del folk rock sino que impulsó a Dylan a transitar de lo acústico a lo eléctrico, todo un hito histórico que fusionó al rock con la contracultura y las reivindicaciones sociales y políticas.

Otro aporte relevante para historia del género fue su papel en el la concepción del tema ‘“Eight Miles High’”, junto a sus compañeros de The Byrds Gene Clark y Roger McGuinn, un sencillo que constituyó el parto del rock psicodélico.

Su expulsión de la banda en 1.967 debido a una mezcla de guerra de egos, diferencias musicales y la molesta costumbre (para el resto de The Byrds) de Croz a dar mensajes políticos en los conciertos, le llevó a una epifanía personal y artística, que extrajo lo mejor de su creatividad mientras navegaba en aguas del Caribe y el Pacífico a bordo de su goleta Mayan, una de sus mayores musas.

De regreso a California, Crosby volvió con una ristra de canciones de las que surgieron varios clásicos y una nueva novia, una artista desconocida que tomó bajo su protección y que luego se convirtió por peso propio en una de las cantautoras más respetadas de habla inglesa: Joni Mitchell.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *