Fotografias por Pía Ignacia Figueroa

Con ventiladores portátiles y abanicos, temuquenses estaban expectantes para empezar el año con el concierto más caluroso del año hasta el momento junto a Los Bunkers, a casi 10 años de su última venida.

A las 20:00 en punto, terminaba de sonar “Solsbury Hill” de Peter Gabriel, como ya es común para preludiar al quinteto penquista, en el Gimnasio Olímpico de la Universidad de la Frontera.

Contrario a los primeros conciertos que dieron en Chile en el comienzo de su gira “Ven Aquí”, “Miño” subió en el setlist para ser la primera canción que reluciría para dar comienzo el show. Pasando por “Miéntele”, “Te Vistes y Te vas” y “Yo Sembré Mis Penas de Amor en Tu Jardín”, Álvaro López da la bienvenida: “Buenas noches, Temuco”. Retomó Mauricio Duran: “La próxima canción se la vamos a dedicar a Emilia que vino de Arica, que tiene 10 años, y a todos los niños o adolescentes que este es su

 primer show, para ustedes “Una Nube Cuelga Sobre mí”

Noviembre no se hizo esperar, apareció un “Diamante Negro” como antesala para las próximas canciones del último álbum que dirían presente. Con un Silvio Rodríguez que no se olvida, “Quien Fuera” y “Ángel Para un Final” fueron la calma y soltura para un público que ya en un estado febril, podía llorar para refrescarse un tanto.

Después de un set acústico que quiso mantener la calma del público con “La exiliada”, “Calles de Talcahuano” y “Si estás pensando mal de mí”, los coros de la gente y sus aplausos dieron por finalizado ya la mitad del concierto en curso.

Antes de cantar el homónimo, el Rey Álvaro mencionó: “No sé ustedes, pero por acá hace calor”, sacando carcajadas mientras la banda se aprovecha de secar con toallas, prosigue: “Aunque el calor así, ¿igual rico o no?”

Ya avanzando al final, el público temuquense lo estaba dando todo y más: ver a la banda impresionando en cada canción y tocándola como si en una playa estuviese, había que emparejar terreno solamente dando la batalla y poder disfrutar y gritar todo lo que el calor permitiese.

A las 21:50, un “Ven Aquí” motivó al público para seguir saltando, coreando y seguir sudando con la canción que tiene tanto poder en escena como para ser el título de la presente gira. Es impresionante como la arenga de Francisco Duran hacia el público a que permanezcan y no decaigan, asegura y sostiene una energía que ni el público sabe que la tenía.

Con un bis marcado en el setlist, más no en el show, Los Bunkers no pararon de tocar hasta la canción número 26°, “Noviembre”, “Canción para mañana”, “No me hables de sufrir” y terminando con “Necio”, fue el primer y último stop que daría la banda para su posterior final. Los temuquenses y Los Bunkers, agotados del concierto de magnitudes altamente calurosas por el recinto cerrado, sabían en su interior que no era la última canción.

A través de coros, Temuco con un calor que ya terminaba de descender, aunque no de seguir agotando, fue el que curiosamente dio el aguante concluyente para llamar a la banda a terminar el concierto del recuerdo del 2024. “Llueve sobre la ciudad” fue la última canción que, con un aire de melancolía para unos sudados penquistas y temuquenses, añoraban una lluvia que no llegaría a la ciudad de Temuco, pero que sin duda el 24 de enero humedeció un recuerdo del año 2014, que con paciencia y devoción, brota nuevamente el año 2024.

 

 

 

 

Produce: Sono

By Steven Ojeda Asencio

Ingeniero. Amante de la música y el formato fisico de ella.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.